Usted está aquí: Página inicial > Quiénes somos > Los Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos de Dios


La vida de los cristianos originarios


¿Por qué el mundo, así como es, no nos puede dar paz? Porque no tiene como base el amor desinteresado sino el amor personal. Los hombres deberían cambiar, desarrollando el amor interno, el amor altruista. De este modo este mundo duro y falto de paz se transformará paulatinamente. Los Diez Mandamientos muestran el camino hacia allí, pues son extractos de la Ley Absoluta del Cielo, de la Ley divina del amor desinteresado.

La plenitud de lo que contienen los Diez Mandamientos se abre al hombre que cumple paso a paso el contenido de estos Mandamientos que provienen de la Ley eterna, es decir, que hace que se llenen de vida con su forma de pensar y actuar. Este libro perfila la amplitud y la profundidad de los Diez Mandamientos. Al mismo tiempo muestra cómo los Cristianos Originarios en Vida Universal, los Amigos de Cristo, intentan llevar a la práctica los Diez Mandamientos de manera incrementada en situaciones concretas de la vida diaria. 

Los Diez Mandamientos de DIOS

«La letra sólo llega a hacerse viva cuando el hombre comienza a cumplir los mandamientos. De ese modo madura y entra, muy paulatinamente, en la ley omniabarcante del amor y de la vida. Sólo quien cumpla los mandamientos con el corazón y en el espíritu del amor, reconocerá la ley omniabarcante y encontrará la verdad, que está dentro del alma del hombre»

Extraído del libro «Ésta es Mi Palabra».
Si lo desea, puede adquirir el libro en la
Editorial Vida Universal

Índice

El primer Mandamiento

«Yo Soy el Señor, tu Dios. No tendrás otros dioses aparte de Mí. No te harás ninguna imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra»


El segundo Mandamiento

«No profanarás el nombre del Señor, tu Dios, pues el Señor no dejará sin castigo al que profane Su nombre»


El tercer Mandamiento

«Santifica el sábado y mantenlo sagrado. En seis días tienes que trabajar y hacer tus obras. Pero el séptimo día es el sábado (día de descanso) del Señor, tu Dios. Ese día no tienes que hacer ningún trabajo, ni tampoco tu hijo, tu hija, tu esclavo, tu sirvienta, tu ganado, ni tampoco el extranjero que vive en tu ciudad»


El cuarto Mandamiento

«Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas largo tiempo en la tierra que el Señor, tu Dios, te da»


El quinto Mandamiento

«No matarás»


El sexto Mandamiento

«No cometerás adulterio»


El séptimo Mandamiento

«No robarás»


El octavo Mandamiento

«No darás falso testimonio contra tu prójimo o contra tus prójimos»


El noveno y el décimo Mandamientos

«No desearás la casa de tu prójimo» «No desearás la mujer, el siervo, la sierva, el buey, el asno, ni nada de cuanto le pertenece a tu prójimo»


Epílogo

Dios, la fuente y la corriente del SER, nuestro Padre – nosotros, Su imagen y semejanza


seguir a "Prólogo"  /  volver a "Página inicial"

 

 

© 2014 Universelles Leben e.V. • E-Mail: info@universelles-leben.orgImpressum